ENTREVISTA: Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico

Hemos hablado con el arquitecto arnedano sobre todo el proceso de recuperación de la iglesia y de la cripta que colapsaron en el año 1.962

1709
Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
El arquitecto Ramón Ruiz nos enseña su estudio en Arnedo.
Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
Vista general del interior de la iglesia.

Ramón, ¿Cómo has conseguido que un artículo tuyo sobre el Monasterio de Vico se publique en una revista tan importante como «Arquitectura Viva»?

Desde que empecé a trabajar en Arnedo he mandado muchas obras a diferentes revistas con el objetivo de que fueran publicadas y empezar a tener un cierto reconocimiento. Al acabar la obra del Monasterio de Vico, que es una obra en la que ha intervenido muchísima gente y que se ha podido acabar gracias a los esfuerzos de Arturo Colina, se me ocurrió reunir unos posters y enviarlos a Arquitectura Viva. El otro día recibí un e-mail diciendo que la obra les había parecido interesante; el equipo de la revista se suele reunir cada cierto tiempo para publicar las obras que ellos consideran que son dignas de figurar en la revista.

A partir de ahí me pidieron más documentación y les mandé la información gráfica y fotográfica de los planos que nosotros habíamos hecho consiguiendo ver la publicación en su página web. Siento un orgullazo; creo que es muy gracioso porque me parece absolutamente mentira que desde un “arquitectillo rural” en Arnedo pueda mandar un trabajo a una revista como esta y me lo publiquen.

¿Cómo ha sido la recuperación de la iglesia desde un punto de vista arqueológico?

Siempre que intervienes en patrimonio automáticamente te obligan a tener un arqueólogo o historiador, que en este caso hizo un seguimiento erudito. La verdad es que aquí no hubo demasiadas cosas, ya que existía la cripta, pero en las excavaciones del interior de la iglesia solo aparecieron una tibia y un peroné.

También hubo un seguimiento sobre el proyecto de patrimonio, con un contacto casi diario con sus arquitectos. El concepto que yo les propuse, que les pareció desde un principio muy correcto, consistía simplemente en poner una tapa que cubriera la parte barroca, que era la que había eclosionado en el año 1.962, por un lado; y en recuperar la cripta, de la que teníamos documentación fotográfica.

En un principio el proyecto se iba a desarrollar para la edición en Arnedo de “La Rioja Tierra Abierta” aunque me imagino que por falta económica se desestimó que se actuara sobre el Monasterio de Vico bajo mi proyecto, que ya estaba hecho y yo lo había cobrado. Yo pensaba que ya nunca se llegaría a realizar, sin embargo, con la ayuda de unos fondos europeos llamados LEADER, que distribuye La Rioja Suroriental, se consiguió retomar el proyecto.

Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
Imagen interior de la cripta, en la que destaca el diseño de iluminación.

¿Cómo se ha ejecutado técnicamente la restauración?

Como los medios económicos no eran exagerados y el costo de la cubierta de vidrio era muy alto, decidimos utilizar una cubierta opaca; entonces sustituimos esos vidrios que eran de alta tecnología por unos paneles sándwich largos opacos cambiando la luz cenital por luz perimetral. A veces se dice que “con mucho dinero se hacen las obras” y afortunadamente aquí resultó todo lo contrario; esta solución condicionada por el presupuesto reducido de la obra ha dado como resultado una propuesta acertadísima, porque da mucha más intimidad a la propia iglesia permitiendo su observación en lugar de que te distraigas mirando al cielo.

¿Cuál ha sido el mayor reto de la obra?

A pesar de su envergadura, para mí el mayor reto ha sido realizarla con gente de La Rioja, es decir, con tecnología de aquí, ya que no podías irte a tecnología de fuera. Lo hicimos con gente de toda la comunidad: los constructores-rehabilitadores eran de Alfaro, el aparejador y el arquitecto eran de Arnedo, para la cubierta entraron empresas de Logroño, hubo herreros de Logroño, electricistas de Arnedo… el reto fue aglutinarlos a todos.

Con patrimonio no hubo dificultad, porque fue muy fácil convencerlos; les gustó mucho la idea. Al principio, los políticos fueron un poco reticentes, pero luego, cuando acabó la obra, el director general de cultura de ese momento me dio la enhorabuena y me dijo “Ramón, hemos hecho una rehabilitación ejemplar”.

Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
Detalle de la cubierta, que combina una estructura metálica con paneles sándwich.
Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
Detalle de la apariencia exterior de la nueva cubierta de la iglesia.

Tu trayectoria trabajando en Arnedo se ha extendido a lo largo de 40 años y muchos de los edificios de la ciudad llevan tu firma, ¿Qué sientes cuando pisas la calle y ves tu arquitectura?

Yo vine a Arnedo en el año 1.979 con mi socio Joan Palmés con el que monté un pequeño estudio con el que estuvimos seis o siete años. Cuando llegué a Arnedo lo que quería era modernizar la ciudad; yo venía de Barcelona, que entonces era muy moderna, iba a Madrid a ver cosas nuevas, viajaba mucho por el extranjero con mi tienda de campaña y mi dos caballos, que entonces me había comprado mi padre, y volvía con ganas de mejorar Arnedo. En aquel momento el ayuntamiento era una cosa tétrica, ibas allí y había un mostrador corrido; ibas al cine Celso Díaz y te dedicabas a merendar con cazuelillas al gallinero, eran otros tiempos.

Yo quería aportar algo a Arnedo y creía que lo podía hacer. Al principio era muy difícil convencer a los promotores de aquí de la arquitectura que tú querías hacer así que empecé haciendo una arquitectura bastante clásica, acomodada al entorno y a los gustos de la gente y que no me hiciera pelear con mis clientes. Hicimos edificios singulares; nos tocó cambiar la imagen de la ciudad, tiré la manzana de la Plaza Nuestra Señora de Vico en la que estaba el “Bar Fabián” y el “Gafas” para construir un edificio nuevo. Me encargaron quitar el famoso árbol de Juan Carlos I según el plan general, lo que supuso unas connotaciones políticas de la leche. Y también he ido interviniendo en cantidad de edificios: Fundación Cajarioja-bankia, el Centro Joven, la reforma por fases del Ayuntamiento, los Servicios Sociales, el salón de actos de la Casa de Cultura… aportando un granito de modernidad en todas esas actuaciones.

Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
El arquitecto Ramón Ruiz nos enseña su estudio en Arnedo.

¿Cómo ves el paisaje arquitectónico actual de Arnedo?

De Arnedo siempre se decía que es el pueblo más feo de La Rioja, y es verdad, Arnedo no tiene casco antiguo, tenemos un casco viejo que tiene una traza de callecitas mozárabes estrechas sin los caserones que hay en La Rioja Alta, donde en cualquier pueblecito ves escudos nobiliarios. Arnedo era el producto de un minifundio terrible, de casi muertos de hambre hasta que no bajaron las fábricas desde Munilla.

No obstante, con el urbanismo que se ha ido haciendo se ha ido embelleciendo bastante la ciudad; sobre todo con la carretera de circunvalación, todo lo que se ha restaurado (el castillo e incluyo también el Monasterio de Vico), el Nuevo Cinema, el Teatro Cervantes, la Casa de Cultura, la rehabilitación del Paseo de la Constitución, los polígonos, el Parque del Cidacos… Yo no me siento avergonzado de Arnedo, aunque todavía falta mucho por hacer para darle un plus a la ciudad.

Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
El interior de la cripta deja a la vista el nuevo suelo técnico.
Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
La recuperación combinó una parte de obra moderna con las dos partes históricas de la iglesia.
Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
Una talla de la Virgen de Vico preside el altar de la iglesia remodelada.
Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
Sección norte de la iglesia, donde se puede apreciar el friso con relieve.
Ramón Ruiz publica en “Arquitectura Viva” la obra de restauración del Monasterio de Vico
Imagen aérea del conjunto del Monasterio de Vico por su cara sur.