El novillero Miguel Aguilar se alzó el pasado domingo con el decimoctavo Zapato de Plata tras una faena variada y muy rica en matices

10

En la última jornada de nuestras fiestas en honor a San José se celebró en el Arnedo Arena la final de decimoctavo certamen Zapato de Plata.

Una novillada sin picadores en la que hicieron el paseíllo los jóvenes Uceda Vargas, de la Escuela Taurina de Camas, Miguel Aguilar, del Centro Internacional de Tauromaquia y Alto Rendimiento, y Guillermo García, de la Escuela Taurina Yiyo de Madrid. Los tres novilleros consiguieron cortar una oreja cada uno, pero finalmente fue el mexicano Miguel Aguilar quien se alzó con este codiciado trofeo, que sirve como pase directo al Zapato de Oro, además también concede a su ganador la oportunidad de elegir la ganadería que desee lidiar en este certamen.
Esta tarde de domingo resultó amena y entretenida, ya que estos tres jóvenes novilleros se mostraron dispuestos y estuvieron a la altura de una extraordinaria novillada de Miranda y Moreno. Uceda Vargas destacó por su gran personalidad y concepto artístico, y la oreja que cortó fue en su primero; Miguel Aguilar brilló en los dos novillos que le tocaron en suerte y destacó por su variedad a la hora de manejar los trastos, en su primero dio una vuelta al ruedo y en su segundo fue cuando consiguió cortar una merecida oreja; y Guillermo García destacó por su concepto clásico del toreo y por su gran sentido del temple. García cortó una oreja en su primero y dio una vuelta al ruedo en su segundo
El ganador se dio a conocer en la tertulia posterior al festejo que organiza el Club taurino de Arnedo. Miguel Aguilar recibió de manos del alcalde de la localidad jienense de Guarromán un olivo de plata que representa a este municipio. Aguilar se mostró feliz por este trofeo y con ganas ya de volver a nuestra ciudad para calzarse el cuadragésimo sexto Zapato de Oro.