¡AL SABOR DE LA RICA PINGADA!

3

Más de 3.000 pingadas se repartieron en Préjano en la vigésimo segunda fiesta de este manjar tradicional

Préjano volvió a recibir a cientos de vecinos de la comarca y de otras provincias limítrofes para disfrutar del sabor más tradicional en su vigésimo segunda Fiesta de la Pingada. De la mano de la Asociación de Amigos de la Historia de Préjano, se prepararon más de 3.000 rebanadas de pan previamente sumergidas en aceite, para después tostarlas en parrillas al sarmiento, que le aporta ese sabor tan especial. El último paso es espolvorearlas con azúcar, como manda la tradición prejanera y disfrutar de su intenso sabor en buena compañía, entre familiares y amigos. Entre las 18:00 y las 21:00 horas del pasado sábado, el Trujal de Tolillo, Museo Activo de la Cultura del Aceite, y el más antiguo de la región, recibió un año más a los visitantes, mostrándoles sus instalaciones, que pudieron recorrer mientras escuchaban las interesantes y didácticas explicaciones de Santiago Jiménez.
Haciendo frente al frío y también a la lluvia que, en el tramo final de la actividad, hizo acto de presencia, la organización asó y repartió pingadas entre las numerosas personas que hicieron fila para recibir sus panes untados en aceite, contando además con la música de la Asociación Huauquipura que también es todo un clásico en esta fiesta.
Un día especial que en esta vigesimosegunda edición también rindió homenaje al que fuera presidente de la Asociación de Amigos de la Historia de Préjano, Flore Sota, fallecido el pasado año 2018, y plenamente vinculado a esta cita, que en estos veintidós años ha repartido un total del 66.000 pingadas. A través de una bonita fotografía, y de un folleto explicativo, el colectivo quiso agradecer la colaboración de las personas que han contribuido a divulgar costumbres y tradiciones y, sobre todo, a motivar la convivencia entre las personas de los pueblos vecinos.