El Partido Popular de Arnedo solicita que se permita a los agricultores no profesionales cosechar sus productos

"No parece muy lógico que el hortelano no pueda acudir en solitario a recolectar productos para autoconsumo y tenga que ir a un comercio a adquirirlos donde hay más posibilidades de contagio", apuntan los populares en el comunicado de prensa

2312

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Arnedo ha remitido una carta a la Delegación del Gobierno en La Rioja en la que solicita que valore la adopción de las medidas que sean pertinentes para permitir una actividad controlada, y en solitario, en las huertas tradicionales no profesionales de La Rioja. El Partido Popular de la ciudad del calzado recuerda a María Marrodán que la explotación hortofrutícola no profesional supone una actividad muy extendida en toda La Rioja y especialmente en el municipio de Arnedo. «Si las medidas de confinamiento terminan por extenderse en el tiempo, la pérdida económica y sentimental para muchas familias de la localidad puede ser elevada«, expone los populares en un comunicado de prensa.

En su escrito, el Grupo Municipal Popular subraya que durante todo el año muchos arnedanos acuden a sus huertas y realizan un duro trabajo e incluso inversiones destacables de dinero sin ningún fin de lucro y de manera no profesional, con la única finalidad de cosechar productos hortofrutícolas destinados al autoconsumo de la propia familia. Desde que se decretó el Estado de Alarma, el Gobierno central interpreta que esta actividad está excluida de las excepciones al confinamiento, lo que supone un perjuicio para muchos arnedanos que, ante la prohibición de acudir a su huerta, ven cómo se deteriora y cómo incluso se pierde el trabajo y el dinero invertidos durante todo el año. 

En este contexto, los populares de Arnedo consideran que la prohibición afecta muy negativamente a los propietarios de estas explotaciones agrícolas no profesionales y exclusivamente dedicadas a fines de autoconsumo. «No parece muy lógico que esté prohibida esta actividad que se realiza en solitario por el titular de la huerta, y al mismo tiempo esta persona se vea en la obligación de acudir a los establecimientos comerciales a adquirir los productos que no puede recolectar, donde coincide con otros ciudadanos y en consecuencia se expone a riesgo de contagio».