Arnedo en contra de la Violencia de Género

512

Este jueves, y como cada 25 de noviembre, se conmemora el Día Contra la Violencia de Género. Una lacra social que sigue dejando muertes en nuestro país. Arnedo se ha sumado a esta jornada de reivindicación, denuncia y de apoyo a quienes sufren este tipo de violencia.

Durante la mañana de hoy se ha realizado la lectura de un manifiesto en la Plaza de España

Tras la lectura de este manifiesto se ha guardado un minuto de silencio por todas aquellas mujeres que durante esta pandemia han tenido que convivir con su agresor. Esto ha sido muy duro, como ha recalcado la concejala de Servicios Sociales, Rosa Herce. También por todas aquellas mujeres asesinadas a causa de la violencia de género.

Y un poco antes, a primera hora de la mañana, se ha inaugurado también en la Plaza de España la iniciativa «Los trapos sucios no se lavan en casa». Una iniciativa promovida por la Red Vecinal para la Eliminación de la Violencia de Género. Este año se ha centrado en los más jóvenes, con actividades en los institutos de nuestra localidad. El resultado se ha podido ver esta mañana en la Plaza de España. 

«Los trapos sucios no se lavan en casa»

«No tengas miedo. Pide ayuda».

«No estás sola. Cuéntalo».

«El amor no es posesión».

Son algunos de los mensajes que se pueden leer en los cientos de trozos de tela, tendidos en los portales de la Plaza de España.  Las charlas en los institutos arnedanos han dado como resultado estas palabras de denuncia ante la violencia o de apoyo hacia aquellas mujeres que la sufren. 

Esta iniciativa, se suma a otras muchas actividades que, desde asociaciones y administraciones, ponen en marcha para que los más jóvenes sean conscientes de la gravedad de la violencia de género que, desgraciadamente, sigue sumando muertes en nuestra sociedad. 

Pequeños granos de arena para frenar un problema ante el que todavía queda mucho por hacer. Durante los próximos días, los vecinos de Arnedo podrán ser conscientes, gracias a estos mensajes,  de que «los trapos sucios no se lavan en casa».