Método «PRO»: la nueva iniciativa para proteger a los más pequeños

496

Todavía permanece muy presente en la mente de los riojanos el secuestro y asesinato del pequeño Álex en Lardero. Un triste hecho, que ha instaurado el miedo en muchas familias, que afrontan con mayor temor el dar cierta libertad a sus hijos. Por ello, con el objetivo de ofrecer conocimiento y herramientas a los más pequeños sobre cómo actuar ante un posible rapto o secuestro, llega la campaña de la policía local de Arnedo titulada «Eres PRO».

pro
Presentación de la campaña escolar «Eres PRO»

Se trata de una iniciativa dirigida a los niños de 6 a 12 años. La actividad ha comenzado este martes en el colegio Antonio Delgado Calvete. Además, continuará en los próximos días en La Estación y en el colegio Sagrado Corazón. Hasta estos centros educativos se acercarán varios agentes para recrear diferentes situaciones ante las que estar alerta y cómo actuar.  

A través de diferentes juegos, pondrán en práctica el método PRO. Mediante sus iniciales darán a los escolares diferentes pautas de actuación. 

Método PRO

Los niños deben hacer una Pregunta (P) secreta, que tan sólo sus familiares cercanos conozcan. Si la persona que les invita a irse con ellos no conoce la respuesta se les invita a Reaccionar (R). Correr, gritar o llamar la atención de alguna manera. por último se pide a los niños que Observen (O) buscando familiares cercanos. Si no los hubiera, policía, personas que conozcan o sitios con gente, como un bar o una tienda, para contar lo sucedido.

Junto al concepto PRO, que pretende convertirse en una herramienta de ayuda ante posibles situaciones de riesgo, esta campaña también transmitirá la importancia de conocer el teléfono de emergencias 112 y de ver a los agentes de la Policía Local como amigos, para que no tengan miedo de acudir a ellos cuando sea necesario.

Además desde la Policía Local también se han puesto a disposición de las Asociaciones de Madres y Padres para ofrecer formación y asesoramiento, con el objetivo de que puedan trabajar estos conceptos en el ámbito familiar. Y todo ello buscando un equilibrio, ante una situación de alerta que no debe convertirse en alarma.