Se inicia en La Rioja la campaña de vacunación contra la gripe

El Gobierno de La Rioja ha iniciado la campaña vacunando al personal sanitario y sociosanitario y a los usuarios de residencias de mayores; la vacunación al resto de la población diana se llevará a cabo a partir del próximo 2 de noviembre

358

El Gobierno de La Rioja ha iniciado la campaña de vacunación frente a la gripe estacional con la inmunización del personal sanitario y sociosanitario, así como los usuarios de residencias de mayores. Este año, la comunidad dispone de 100.000 dosis, 30.000 más que el año pasado, con el objetivo de alcanzar la mayor cobertura posible entre la población diana.

Para esta campaña, debido al efecto sinérgico observado entre el virus de la gripe y el COVID-19, «que multiplica por dos el riesgo de muerte en caso de coinfección», se hace un énfasis especial en aumentar las coberturas de vacunación frente a la gripe, especialmente en personas mayores, preferentemente a partir de los 60 años, y personas de cualquier edad con condiciones de riesgo, además de los profesionales sanitarios y sociosanitarios, así como los pertenecientes a colectivos esenciales.

A partir del próximo martes 2 de noviembre, Salud extenderá la campaña de vacunación a toda la población, en los centros de salud y consultorios médicos. Los mayores de 70 años a los que les corresponda recibir la tercera dosis de la vacuna frente al coronavirus se les ofrecerá la posibilidad de administrársela de manera simultánea. Para solicitar cita, los ciudadanos tienen que ponerse en contacto con el teléfono de Salud Responde (941 29 83 33) y escoger la opción 2.

Con el objetivo de «garantizar una adecuada atención a todos los ciudadanos y dadas las circunstancias particulares de esta campaña, los centros de salud se van a reforzar con 22 profesionales de enfermería, distribuidos por todas las zonas básicas», apuntan desde el Gobierno de La Rioja. Este año, su objetivo es alcanzar o superar coberturas de vacunación del 75% en mayores, preferentemente a partir de 65 años, y en el personal sanitario y sociosanitario, así como superar el 60% en embarazadas y en personas con condiciones de riesgo.