David Marín deja la dirección de la Escuela de Fútbol de Arnedo

319
David Marín, César Moreno y Víctor Romero. Presentación del ciclo de conferencias Hablando de Fútbol

La Escuela de Fútbol de Arnedo anuncia a través de un comunicado de prensa que su actual presidente, David Marín, ha presentado su dimisión como presidente y que por lo tanto no continuará al frente de la escuela. En dicho comunicado, apuntan que se trata de una decisión que “entristece profundamente a todo el colectivo” que forma parte de esta entidad, “ya que durante el mandato de David la Escuela de Fútbol de Arnedo ha logrado sus mayores cotas”, alcanzando “uno de los mejores momentos de la historia” de la Escuela “tanto en el aspecto humano como en lo deportivo”.

Marín tomó las riendas de este colectivo deportivo hace 5 años, y desde la junta entienden “su decisión”, y apuntan a que ha estado “mucho tiempo en primera línea, lo que supone un importante desgaste”.

El comunicado concluye agradeciéndole a Marín “todo el esfuerzo y trabajo que ha realizado estos años”, y señala que seguirán “contando con él y con su experiencia para que la Escuela Fútbol de Arnedo siga en el lugar que merece”. También matiza que David Marín seguirá formando parte de la comisión del Torneo Ciudad del Calzado de Arnedo.

CARTA DE DESPEDIDA DE DAVID MARÍN

«Como ya estaba anunciado, este iba a ser mi último año como presidente de la Escuela de Fútbol de Arnedo, y hoy me toca despedirme de todos.

Han sido años de mucho trabajo y tiempo dedicado únicamente pensando en los niños y su bienestar. Hemos unido, hemos modernizado, hemos dejado nuestro tiempo y algo más, hemos trabajado por y para los niños. Ahora toca pensar en la familia a tiempo completo; mi mujer, mis hijos, a los que se deja de dedicar tiempo por pensar y ayudar a otros. Ese tiempo dedicado no te lo devuelven; porque el tiempo es lo único que no tiene vuelta atrás.
Aunque andemos en caminos diferentes, quiero agradecer a todos y cada uno de vosotros el tiempo que hemos compartido.

Ha sido una experiencia intensa de la que me llevo buenos momentos; para bien y para mal, en todos y en cada uno de esos momentos, aprendes algo. Si a alguien le he fallado lo siento. Si por el contrario a alguien le he ayudado o le he aportado algo positivo, me alegro, porque eso es lo que se pretendía. (tanto en lo personal, como en lo deportivo).

Muchas gracias a todos por esta experiencia de vida. Un abrazo y nos vemos en los bares»