Los alumnos de Comercio de Arnedo aúnan solidaridad y formación en el mercadillo de la Plaza de España

Los alumnos del grado de comercio del instituto Celso Díaz instalaron ayer lunes un puesto de venta en el tradicional mercadillo de los lunes.

544
Puesto de venta de los alumnos de Celso Díaz, en Arnedo

Al tradicional mercadillo de los lunes de esta semana se incorporó un puesto muy especial para el instituto Celso Díaz. Sus alumnos de comercio instalaron un stand con el fin de conocer en primera persona aspectos y matices del grado para el que se están formando, pero además quisieron aunar en una misma acción formación y solidaridad, ya que el dinero que consiguieron recaudar durante toda la jornada irá destinado a un fin social. «Lo que queremos es conseguir el mayor número posible dinero vendiendo todos estos productos para enviar el menor número de contenedores a Etiopía y no gastarnos el dinero en estos contenedores», ha manifestado Sergio Cordón, promotor y dependiente de este puesto.

Los arnedanos que pasaron por este puesto pudieron adquirir productos a precios simbólicos, con el fin de colaborar con esta ONG. Los productos más demandados por los consumidores en este puesto fueron las colonias, según nos confesó Roberto Grijalba, también organizador de esta actividad. Además, también se vendía ropa, libros, y otros accesorios.

Los alumnos que allí se concentraban para animar a la gente a comprar estos productos valoraron la jornada como «animada y muy positiva», además de satisfactoria y que superó todas sus expectativas de venta, nos relató David Barrio, otro de los alumnos implicados en esta jornada.

Un amplio abanico de productos que los alumnos del centro han conseguido gracias a la colaboración de compañeros, padres y alumnos, que se han sumado a esta bonita causa solidaria. «Cada día de la semana nos traían al centro bolsas con cosas que no utilizaban», nos explica Noelia Orio.

Desde la dirección del centro se encuentran orgullosos, y valoran positivamente esta actividad en la que se combina solidaridad con formación profesional.

Una actividad que califican como «muy bonita, primero por el afán de solidaridad, y segundo porque esta actividad les va a ayudar a los alumnos a ver cómo se vende, cómo se compra, cómo es la oferta y la demanda…», ha comentado Julia Rubio, directora del centro.

Un proyecto de formación y cooperación social para el que estos alumnos llevan trabajando desde el inicio del curso.