Los vinos de La Rioja Oriental y del cantón suizo protagonistas en el Centro Riojano en Madrid

De nuevo, La Rioja Oriental, su vino y su gastronomía fueron estandarte de nuestra tierra, en este intercambio en el que las relaciones entre ambas regiones se fortalecieron, con el compromiso de futuros encuentros y con el vino y el enoturismo

136

El presidente de la Ruta del Vino Rioja Oriental, Arturo Colina, la Gerente de la entidad, Esther Rubio, y el enólogo Isidro Moneva, viajaron en el día de ayer lunes a Madrid para participar en la novena Cata Internacional del Centro Riojano, un encuentro entre vinos del Cantón suizo del Valais y vinos de Rioja Oriental.

Tras el acto de bienvenida y una breve presentación, comenzó la cata de los caldos. En el caso de Suiza, dos vinos blancos, Heida y Petite Arvine, un tinto, Humagne Rouge y un Grain Noble, Mitis Amigne de Vètroz. Por nuestra parte, los protagonistas fueron el Mocete tinto joven de la Bodega Vico, el Rosado de Bodegas Ilurce, por sus recientes premios en el Concurso de Vinos de Cosechero de La Rioja organizado por la Fundación Caja Rioja, el Reserva Especial Marqués de Reinosa, seleccionado en el ‘10×10’ de Suiza entre los 10 mejores vinos reserva, y el Blanco Tempranillo de Fincas de Azabache, como un blanco representativo de los sabores que ofrece La Rioja Oriental.

Además, otro de los socios, Restaurante Chandro, fue el encargado de maridar, con sus pinchos, la citada cata. En concreto, se probaron setas de ostra a la plancha, crep de borraja y eryngii con salsa de eryngii, nido de pasta katafi con crema de shiitakes y paté de pato, huevo de codorniz escalfado y ralladura de trufa, y bombón de champiñón con crema de naranja. También se probaron aperitivos de Suiza, como maridaje de sus caldos, que pusieron el toque gastronómico al momento de la cata.

De nuevo, La Rioja Oriental, su vino y su gastronomía fueron estandarte de nuestra tierra, en este intercambio en el que las relaciones entre ambas regiones se fortalecieron, con el compromiso de futuros encuentros y con el vino y el enoturismo como partes fundamentales del desarrollo económico de nuestra zona.