LA PRESA DE ENCISO QUEDA INAUGURADA 22 AÑOS DESPUÉS

2668

El Secretario de Estado de Medio Ambiente y el Presidente de La Rioja realizan una visita fin de obra a la Presa de Enciso en pleno proceso de llenado

Tras casi 100 años desde la primera idea y 22 años de ejecución, con sus correspondientes paréntesis, la Presa de Enciso recibió ayer la visita fin de obra de las autoridades de la Confederación Hidrográfica del Ebro, además del Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y el Presidente de La Rioja José Ignacio Ceniceros. Junto a los alcaldes de la zona, diputados regionales y nacionales, senadores y demás representantes políticos, recorrieron la pared en su punto más alto, para después dirigirse a la prensa. Y es que en un día como ayer, los medios de comunicación se agolpaban ante la expectación de esta cita, tan esperada por tantos, para conocer las impresiones de los máximos responsables, a día de hoy, de esta faraónica infraestructura. Las ventajas que supone la creación de este embalse están directamente relacionadas con el abastecimiento y el agua de boca, pero también supondrán una mejora en el regadío de la cuenca del Cidacos.

A partir de ahora, y tal como ha tenido que suceder a lo largo de los años, la colaboración entre las administraciones estatal, regional y municipal será esencial para que los usos y beneficios de la presa lleguen a culminar en las ventajas que se presuponen. Por ello, el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, se prestó al trabajo estrecho que supondrá este embalse en un futuro cercano. Pero además quiso aclarar que los tres municipios directamente afectados por la Presa, Enciso, Arnedillo y Yanguas, contarán a lo largo de 2019 con un proyecto cada uno. En concreto, la estación de depuración de aguas residuales de Yanguas, el encauzamiento de un barranco en Arnedillo y una iniciativa de abastecimiento, saneamiento y urbanización para Enciso. Proyectos de compensación que esperan licitar en este primer semestre de 2019.

En este momento, la presa se encuentra en plena fase de pruebas, el plan de puesta en carga, por lo que tardará entre 2 y 3 años en estar plenamente operativa. Una obra que supera los 100 millones de euros con una pared de 103 metros y una capacidad de 46,5 hectómetros cúbicos, que tiene previstas las mejoras citadas, pero que también puede plantear, en un futuro, usos turísticos y lúdicos.