EL CASTILLO ABRIRÁ SUS PUERTAS EN SEPTIEMBRE

961

El próximo 9 de agosto se hará entrega de las obras del Castillo, que se inaugurará oficialmente en septiembre, antes de las fiestas de San Cosme y San Damián

Todos somos conscientes de que pronto podremos visitar turísticamente uno de los emblemas históricos de nuestra ciudad, el castillo. Mientras los ciudadanos esperan pacientemente a que llegue ese momento, tras haber visto cómo se transformaba la fortaleza gracias a las obras de consolidación y recuperación, Arnedo Televisión ha vuelto a tener el privilegio de caminar entre sus muros, pasear sobre el centenario empedrado y apreciar las virtudes que, pronto, todos podrán disfrutar en su totalidad. Y es que la pasada semana el Alcalde de Arnedo, Javier García, acompañado por los representantes de la UTE encargada de realizar las obras, el director de la fase arqueológica, David Eguizábal, y las autoridades políticas pertinentes, recibieron la primera visita institucional del nuevo Delegado del Gobierno en La Rioja, José Ignacio Pérez, y junto a la prensa, se adentraron en este pedacito de nuestro pasado.
Los arnedanos nos caracterizamos por hacer gala de las bondades de nuestra tierra, y en los últimos años, nuestro patrimonio histórico ha adquirido una importancia mayor, si cabe, potenciando el turismo y la economía de la ciudad.
El próximo 9 de agosto se hará entrega de las obras y en septiembre, antes de las fiestas de San Cosme y San Damián, está prevista la inauguración oficial. En tan solo tres años, el cambio en esta edificación ha sido notable y palpable. Se han consolidado los muros y la torre, se ha recuperado el patio, el aljibe y las distintas estancias, y se han descubierto varios hallazgos de gran interés, como las tumbas musulmanas, las primeras de esta época en Arnedo, y que pudimos apreciar al detalle en la visita de julio del pasado año 2017. En conjunto, son elementos que darán forma a un relato, base de las visitas guiadas y los paneles informativos que completarán el recorrido.
Aunque se había previsto en un primer momento la realización del proyecto en tres fases, el Equipo de Gobierno decidió aunarlas y convertirlo en un recurso turístico. Se ha financiado gracias a la subvención del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento y a los fondos del propio Ayuntamiento. A punto de finalizar, el alcalde asegura que ésta ha sido la obra más importante de la ciudad en cuanto a patrimonio histórico se refiere, y que el objetivo es que los arnedanos se sientan orgullosos del mismo, lo mimen y lo protejan como el tesoro que es.
Pero no menos importante ha sido la batalla hasta llegar al momento actual desde que comenzaron las obras. Y quien lo sabe bien es el director de la excavación anterior, el arqueólogo arnedano David Equizábal, quien nos guio en la anterior visita el año pasado haciéndonos partícipes del entusiasmo por los descubrimientos. La conservación de algunas zonas, como el aljibe, la calle que sube al segundo nivel y el empedrado del patio exterior, hicieron al equipo de arqueología sentirse sorprendidos y satisfechos, ya que además de un recurso turístico, este castillo y sus descubrimientos han permitido escribir algunas páginas más en la historia de Arnedo.
A simple vista, ya impresiona ver cómo ha evolucionado esta obra y en qué se ha convertido nuestro castillo. Pero asombra aún más el detalle de cada recoveco del mismo y las conjeturas que se barajan sobre sus usos, predominantemente militares y defensivos, con atalayas en cada esquina, murallas, puertas que impedían el paso a los enemigos y entradas en zigzag que se lo ponían aún más difícil.
De lo que sí estamos seguros es de que estamos ante un momento clave, a pocas semanas de inaugurar oficialmente este Castillo, con un relato nuevo que contar, más que lo que en principio conocíamos: una fortaleza rocosa, defensiva y estratégica, probablemente de la época musulmana, que permaneció durante demasiado tiempo tapada con toneladas de tierra y vegetación.
Ahora, caminando por su interior, ya casi no recordamos aquel castillo maltrecho y ajado por el paso del tiempo. Ahora, tenemos la posibilidad de seguir cuidando esta fortificación, que nos ha guardado durante tantos años, que ha custodiado a los habitantes de nuestra ciudad estoicamente desde las alturas. Y es que hoy los arnedanos debemos sentirnos privilegiados por tener en nuestras manos la posibilidad de devolverle el favor.

{flickr set=72157696498065832}