La Presa de Enciso entrará en funcionamiento en 2016

757

“Este tipo de infraestructuras aportan riqueza, dan estabilidad a las actividades económicas, y van a permitir que La Rioja siga siendo una de las comunidades autónomas punteras en materia de agricultura y con un sector alimentario loable, del que nos sentimos muy orgullosos”.
Isabel García Tejerina (Ministra Agricultura)

La Ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, acompañada por el Presidente del Ejecutivo riojano, Pedro Sanz, visitó ayer las obras de la Presa de Enciso, donde indicó que en estos momentos y tras haber estado parada, los trabajos de esta infraestructura, la mayor obra hidráulica para La Rioja, avanzan a buen ritmo. García Tejerina recordó la importancia de esta actuación para los vecinos de la zona, como fuente de riqueza y estabilidad económica.
En cuanto al plan de obras, la ministra señaló que la obra está ejecutada al 50% y que si la climatología lo permite y no afectan a los trabajos las heladas del invierno se tiene previsto que la pared de la presa esté terminada en el año 2015, para durante 2016 proceder a su puesta en funcionamiento.
El presupuesto del estado para el año 2015 contempla una partida de 17,4 millones de euros para la Presa de Enciso. Dado el compromiso que expresó el pasado mes de septiembre el Secretario de Estado de que esta actuación contaría con 23 millones de euros, la ministra planteó que la cifra definitiva se adaptará al volumen de obra.
En este sentido el Presidente de La Rioja, Pedro Sanz, destacó la apuesta del Gobierno de España por La Rioja en los actuales momentos de crisis.
Hasta la próxima semana quienes se acerquen a este paraje podrán ver a las 300 personas que emplea la obra en tres turnos diarios. Desde la pasada visita a la presa, el 11 de septiembre, su pared ha crecido hasta los 30 metros, a razón de 3.000 metros cúbicos de hormigón diarios. Desde la próxima semana y hasta marzo las obras en la pared vivirán una parada técnica debido a que no se puede fabricar ni poner en obra hormigón con temperaturas bajo cero que congelan el agua. Una vez que se retomen los trabajos, la pared crecerá hasta los 103 metros con un volumen total de 700.000 metros cúbicos. Mientras la pared descansa, los obreros se afanarán en la extracción de áridos en la Cantera de Antoñanzas para preparar la siguiente campaña de hormigonado.