Ovación para Urdiales en Pamplona

870

Ovación a la torería y personalidad de Diego Urdiales en Pamplona

Los toros de ‘El Tajo y La Reina’ que debutaban ayer en la feria de San Fermín protagonizaron un encierro limpio y rápido por las calles de Pamplona, pero ya por la tarde no dieron el juego deseado sobre el ruedo pamplonés. Diego Urdiales recibió a su primero con un ramillete de verónicas marcando el compás por el pitón derecho, el de “La Reina” ya vislumbraba cierto punteo debido a la escasa fuerza y algo de violencia en la media altura, defectos que se acentuaron al inicio de la faena de muleta. Al diestro de Arnedo le costó algo atemperar dichas embestidas pero que poco a poco con detalles muy toreros, aplomo, tesón y paciencia pudo hacerse con el toro y cuajar tres tandas en redondo con la ligazón y hondura suficiente como para que se arrancase a tocar la Pamplonesa y calasen con fuerza en los tendidos de sombra que, tras matar de media y descabello, ovacionaron con fuerza al riojano y le obligaron a saludar desde el tercio.
Su segundo de imponente trapío, no se dejó de salida y se mostró muy deslucido en todos los tercios, pero Diego Urdiales le impuso su voluntad en todo momento robándole los muletazos de uno en uno y pasándose los pitones muy despacito y muy cerquita de su cuerpo, siempre cruzado y pisando terrenos de sumo compromiso. El esfuerzo del arnedano apenas caló en los tendidos más pendientes de la merienda que de lo que sucedía en el ruedo, pero en ningún momento Diego Urdiales se traicionó a sí mismo y dejó plasmada sobre la espesa arena de la monumental de Pamplona su torería y personalidad.