Convenio Obras Patio San Cosme y San Damián

747

“La intención con este proyecto es desnudar la fachada y dejar al descubierto la belleza propia que posee, pero que ahora no vemos por la existencia de un muro y un vial que hacen los espacios pequeños”

Menchu Domínguez (Arquitecta)

El consejero de Fomento y Política Territorial, Antonio Burgos, y el alcalde de Arnedo, Javier García, han firmado el convenio de colaboración por el que el Gobierno de La Rioja asumirá el 85% por ciento del presupuesto total de las obras de remodelación del patio de la iglesia de San Cosme y San Damián, que asciende a algo más 315.000 euros.
El convenio, enmarcado en el Fondo de Cooperación Local del Ejecutivo riojano, permitirá sufragar las obras de la plaza de este templo, que será una de las sedes principales de la exposición ‘La Rioja Tierra Abierta’ que acogerá Arnedo la próxima primavera, según ha avanzado Antonio Burgos.
Por su parte Javier García ha recordado que el ayuntamiento es el encargado de la ejecución de esta obra y ha explicado que aunque ya está terminado el pliego de condiciones para sacar los trabajos a concurso, el equipo de gobierno está a la espera de recibir por escrito el acuerdo suscrito con la Diócesis por el que cede el patio de San Cosme y San Damián. Estas obras tienen un plazo de ejecución de tres meses y desde el gobierno municipal confían en que las obras puedan comenzar tras la Navidad, para cuanto antes poder disfrutar del resultado de esta actuación que contribuirá a la recuperación del patrimonio histórico-artístico de la ciudad.
Y mostrar la fachada de la iglesia es precisamente uno de los puntos fuertes del proyecto redactado por los arquitectos Jesús Martínez y Menchu Domínguez, que han explicado sobre los planos, que el objetivo principal es hacer visible la fachada de la iglesia, actualmente oculta por el muro ubicado junto al aparcamiento de la calle Preciados y dejar al descubierto la belleza propia del pórtico barroco de la iglesia de San Cosme y San Damián. Para ello se construirá una escalinata de granito, de 10 centímetros de grosor, en forma de abanico que además de aportar visibilidad a la fachada servirá de graderío desde donde los arnedanos podrán ver las procesiones.
El proyecto también mantiene el actual acceso a la iglesia por la cuesta de la calle Preciados, pero se cortará al tráfico rodado y sólo se permitirán la entrada de vehículos en casos excepcionales. También se conservará la zona de aparcamientos, aunque remodelada, se acondicionará también un pequeño espacio con arbolado y se urbanizará y ampliará la calle Los Santos. Sin duda, un nuevo diseño que mejorará esta zona del corazón de Arnedo, aportando relevancia y distinción a uno de las joyas patrimoniales de la ciudad.