El ‘Celso Díaz’ camina hacia la sostenibilidad

654

“Esperemos que esta acreditación sea la punta de lanza de un trabajo mucho más amplio que toda la sociedad debemos hacer”

Mª José Cano (Directora IES Celso Díaz)

El Instituto Celso Díaz de Arnedo luce ya en su fachada la denominada ‘bandera verde‘ que lo acredita como ‘Centro Educativo hacia la Sostenibilidad’. En el mediodía de ayer jueves 12 de noviembre se procedió a desplegar este estandarte que el centro conseguía, tras haber superado los tres primero años del programa Centros Educativos hacia la Sostenibilidad del Gobierno de La Rioja. Un proyecto en el que se ha implicado toda la comunidad educativa y cuyo principal objetivo es la concienciación del alumnado por el Medio Ambiente de un modo práctico y proponiendo acciones directas.
Durante los tres últimos años los alumnos del Instituto Celso Díaz han trabajado en la detección de residuos, el reciclaje, la reducción de la energía y un consumo razonable, y como proyecto a destacar, han elaborado un portabocadillos sostenible para reducir los residuos del papel de aluminio. En todo este proceso desde el instituto han destacado la implicación de los alumnos, así como del profesorado, contribuyendo entre todos a cambiar la conciencia de todo el centro.
El Instituto Celso Díaz es uno de los ocho centros que este año han recibido su reconocimiento como ‘Centro Educativo hacia la Sostenibilidad’. Un programa enmarcado en los proyectos de innovación educativa de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja que cuenta actualmente con la participación de 21 centros educativos, implicando a más de ocho mil alumnos.
Tras la obtención de esta acreditación, comienza ahora en el Instituto Celso Díaz una segunda etapa de otros tres años en la que tratarán de mantener los aspectos ya implantados en este tiempo y se trabajarán otros nuevos, como la alimentación sana.
Esta bandera lucirá en la fachada lateral del Instituto Celso Díaz, acreditándolo como uno de los ‘Centros Educativos hacia la Sostenibilidad’, gracias a la implicación de sus alumnos y profesores, como verdaderos agentes de cambio, de transformación y de mejora de su entorno. Un cometido que desde las instituciones han animado a seguir desarrollando para entre todos trabajar a favor del Medio Ambiente.