Jornada informativa sobre el Islam

917

“Queremos condenar los atentados de París y decir que los musulmanes no son fanáticos, son ciudadanos que forman parte de la sociedad, y los riojanos saben diferenciarlo”

Mourad Bettache (Presidente de la Federación Islámica de La Rioja)

Tal como viene haciendo desde hace casi 5 años en distintos puntos de nuestra Comunidad Autónoma, la Comunidad Islámica organizó por primera vez en Arnedo una jornada de puertas abiertas sobre el Islam. De esta forma, todo el que se acercó a la Puerta Munillo en la mañana del sábado tuvo la oportunidad de conocer más a fondo esta religión, gracias a los paneles informativos que se instalaron para tal fin, así como los libros gratuitos que repartieron entre los ciudadanos. Y es que según afirman desde la Federación Islámica de La Rioja la idea es explicar las bases del Islam, desmontar mitos y tabúes y escuchar al prójimo, para aprender el uno del otro.
El Centro Islámico de Logroño acoge cada año esta cita de puertas abiertas y también se ha celebrado en otras localidades riojanas como Alfaro o Autol, abriendo sus mezquitas a quienes se animen a visitarlas. Los musulmanes aseguran sentirse parte de la sociedad y bien acogidos en La Rioja, donde suman una comunidad de alrededor de 18.000 personas. En Arnedo son aproximadamente 400 los musulmanes que residen en la ciudad, que abren las puertas de la mezquita en la calle San Miguel número 55 para orar varias veces al día. Por eso, invitan a quienes lo deseen a que acudan y conozcan la Comunidad Musulmana libremente.
Del mismo modo, tanto desde la Federación Islámica de La Rioja como desde la Comunidad Musulmana de Arnedo aprovecharon el acto del pasado sábado para condenar los atentados terroristas de París, distinguiendo entre religión y violencia, con el objetivo de propagar la idea de que el Islam defiende la paz y la armonía entre las personas de cualquier creencia o procedencia.
El Alcalde, Javier García, se acercó hasta la Puerta Munillo para acompañar a este colectivo arnedano, defendiendo la integración y la buena relación entre unos y otros ciudadanos independientemente de sus religiones.
Y es que la integración depende de ambas partes y supone un paso decisivo en esta sociedad para aceptar las diferencias entre unos y otros, aprender un poco más de otras culturas y religiones, no dejarnos llevar por los estereotipos y fomentar la convivencia pacífica entre los vecinos de nuestra ciudad.