Polémica en torno a la bandera

1222

“Con 7.000 euros podemos conceder una beca para libros de texto a setenta familias arnedanas o hacer 467 horas de atención domiciliaria a persones dependientes”

Javier García (Secretario General PSOE Arnedo)

Esta semana el vallado de un punto de los jardines del Palacio de la Baronesa despertó la curiosidad de los grupos de la oposición del Ayuntamiento de Arnedo, que poco después conocieron su fin: la instalación de un mástil de 14 metros de altura para la colocación de una bandera de España de 3×4 metros. Una actuación para la que se ha fijado una retención de crédito de 7.000 euros. Este hecho no ha dejado indiferentes a los grupos políticos que lo han criticado con rotundidad. Los Hermanos Álvarez e Izquierda Unida lo han hecho a través de sendas notas de prensa en las que califican esta adquisición con un auténtico derroche y un capricho. Desde Izquierda Unida manifiestan que los graves problemas que tienen los ciudadanos para poder llegar a fin de mes convierten este tipo de acciones, caprichosas e inútiles del alcalde de Arnedo y de algunos de sus colaboradores, en acciones indecorosas e indecentes.
En este sentido, los Hermanos Álvarez han propuesto que si sobran esos 7.000 euros sean donados a Cáritas y Cruz Roja para atender las necesidades de los más desprotegidos. También el PSOE ha mostrado su disconformidad con la colocación de la bandera, planteando otras posibilidades para destinar el dinero que va a costar, citando como ejemplos la concesión de una beca para libro de textos a setenta familias arnedas o la realización de 467 horas de atención domiciliaria a personas dependientes.
Los tres grupos políticos califican la colocación de la bandera como un nuevo capricho del Alcalde, Juan Antonio Abad, y de su equipo de gobierno, y desde el PSOE, han añadido esta actuación a otros proyectos del Partido Popular que los socialistas consideran un despilfarro, tales como la locomotora de la Rotonda de Sevillas, la pérgola o la fuente de la Plaza San José. 
Los Hermanos Álvarez, por su parte, han explicado que la banderas se llevan en el corazón, ya que si no son un simple trapo. También desde la asamblea local de Izquierda Unida han criticado este tipo de acciones como homenaje a un gobierno que está realizado numerosos recortes que perjudican a los ciudadanos, mientras sus responsables meten mano en la caja de las instituciones que dirigen. Argumentos a los que se suma el PSOE, que considera que los verdaderos patriotas son aquellos que pagan sus impuestos en España, soportando las políticas del PP. Desde el PSOE también han pedido conocer la opinión del Partido Riojano, como socio del gobierno municipal, sobre este asunto y han señalado que los arnedanos no tienen que pagar 7.000 euros para sentirse orgullosos de ser españoles. Por todo ello, los socialistas han exigido al alcalde y al equipo de gobierno que paralice este proceso y que devuelva los materiales ya adquiridos, pagándolos de su bolsillo si no fuese posible. Exigencia a la que también se han sumado los Hermanos Álvarez e Izquierda Unida.

 

El Partido Riojano se suma a las críticas sobre la bandera de 7.000 euros

Y precisamente el Partido Riojano ha manifestado su opinión sobre este asunto. Lo ha hecho a través de una nota de prensa en la que aseguran que en ningún momento se informó de este gasto a los concejales regionalistas. Por ello muestran su disconformidad y rechazan de plano la decisión del Alcalde de Arnedo, Juan Antonio Abad, al que acusan de malgastar 7.000 Euros en la instalación de la bandera, tildándolo de capricho personal. Desde el PR aseguran que no se les ha informado sobre este hecho, para el que han conseguido el dinero de una de las concejalías gestionadas por el PP. Los regionalistas afirman que su intención es desarrollar proyectos que impulsen a Arnedo como el Colegio de la Estación o la Rotonda del Polígono El Campillo, y que el mejor patriotismo es gestionar con eficacia y rigor los recursos públicos. Tanto Jesús Gil de Gómez como Pedro Marín confían en la rectificación del Alcalde por prudencia y cordura.