PP propone cambio gestión INAR

801

“Si el problema es que no creemos en esta fórmula de gestión, vamos a cambiarla para ver qué modelo de gestión es lo suficientemente rentable para que se presten los servicios, al ciudadano se le dé un buen servicio y al ayuntamiento le cueste menos dinero”

Manuel Soria (Concejal del PP)

Los miembros del Partido Popular de Arnedo comparecieron el pasado viernes ante los medios de comunicación para mostrar su tristeza por la situación de abandono que se está produciendo con la empresa municipal de suelo INAR. El edil Manuel Soria, acompañado por los también concejales Carlos Tomás y Antonio Eguizábal, recordó que esta empresa nació en un momento en el que Arnedo tenía necesidad de crear vivienda de protección oficial y suelo industrial. En este sentido recordó las 9 viviendas que se construyeron en la calle Mayor, las 24 de la UA-4 y las 104 del Peri-7, además de otras actuaciones como el aparcamiento subterráneo de la plaza de España y la reurbanización de este espacio. Soria también destacó la capacidad de reinventarse de esta empresa, ya que con el desplome del sector de la construcción, INAR comenzó a prestar servicios públicos como la gestión de la zona deportiva.
Tras repasar algunas de las bondades de INAR en los últimos quince años, desde el Partido Popular han mostrado su malestar porque se le hayan quitado servicios que podía prestar, según defienden, con un ahorro para las arcas municipales.
Sin que se tome como crítica, sino como una propuesta, desde el Partido Popular plantean la posibilidad de que se cambie el modelo de gestión de INAR, una fórmula que esperan se consense entre todos los grupo políticos a través de la comisión extraordinaria creada recientemente, con el objetivo de que la empresa vuelva a ser rentable, ofreciendo un buen servicio a los ciudadanos y con el menor coste para el ayuntamiento.
Desde el PP confían en que entre todos los grupos políticos se alcance una acuerdo en el modelo de gestión de INAR, que dé continuidad a la empresa y que se convierta en algo común a todos, dejando de usarse como arma arrojadiza entre gobierno y oposición.